Hatha Vinyasa Yoga
 

beach, yoga, sunset-1835213.jpg



El Hatha Yoga por decirlo de algún modo, es la práctica de asanas más antigua conocida .
Representa el punto de unión y equilibrio entre dos fuerzas opuestas. La raíz sánscrita Ha- significa «sol»
mientras que -tha significa «luna». Sería ésta una imagen de la eterna la danza en busca de equilibrio
entre lo masculino con lo femenino, entre el cuerpo y la mente.
Vinyasa significa fluidez, movimiento. Referido tanto al movimiento corporal,
como a la fluidez y movimiento de la respiración.

Más antigua no significa necesariamente más pura u original, tanto Hatha como otros estilos más actuales son fruto de la evolución de rituales y prácticas ancestrales a través del tiempo y de las diferentes tradiciones y culturas que habitaron India.

La práctica cotidiana de Hatha Yoga proporciona ese equilibrio de fuerzas tanto a nivel físico, energético, como emocional, y si se quiere también espiritual, aunque no es necesario creer en nada, ni dejar de creer en nada tampoco. Esa práctica del equilibrio que es el Hatha Yoga sostenida en el tiempo a través de posturas y trabajo físico (asanas), de ejercicios de control de la respiración (pranayamas), prácticas de concentración y meditativas, así como una serie de preceptos y conceptos morales (yamas y niyamas) no limitativos ni excluyentes, es lo que hace que, desde nuestra propia experiencia personal, afirme que sin duda es uno de los sistemas de crecimiento personal más completos que existen para la liberación del sufrimiento. 

En nuestra práctica están presentes ambas disciplinas, a veces de manera más cercana al Hatha más estático y tradicional, a veces más cercana al movimiento fluido de Vinyasa, y en otras ocasiones en una fusión a través de ambas disciplinas, dependiendo de cómo nos sintamos como profesores y personas en ese momento y de las necesidades generales del grupo.
Generalmente lo que necesitamos y lo que nos gusta son dos cosas diferentes.
 
A pesar de contar en nuestra práctica diaria con posiciones difíciles como la de la cabeza, handstands, cuervo o escorpión entre otras, no creemos en la perfección de la postura, todas pueden ser mejoradas y evolucionadas constantemente simplemente por la práctica cotidiana, la finalidad del yoga no es crear una competición ni un show para demostrar lo «yogis» que somos con posiciones muy difíciles y elaboradas. La finalidad del yoga es ser consciente, es conectar con tu cuerpo, con tu mente y emociones a través de la respiración para encontrar y permanecer en el punto de equilibrio a pesar de lo que suceda. Creemos en el «perfecto» punto de equilibrio que cada persona puede alcanzar en cada posición, y este es desde luego diferente para cada uno. Creemos que la práctica de asanas es un mero entrenamiento para la mente y el cuerpo en la esterilla y poder trasladar esa actitud equilibrada a lo cotidiano, al día a día, donde es más difícil y por lo tanto mucho más necesario. 

Scroll al inicio